Por sobornar al juez sexto civil Reinaldo Huertas y a miembros de su despacho para que fallara una medida cautelar, Carlos Mattos fue condenado a 9 años y 5 meses de prisión al considerarlo responsable de los delitos de cohecho y daño informático. Dicho soborno buscaba que Hyundai solo pudiera vender vehículos en Colombia a través de su empresa.

El juez tuvo en cuenta agravantes como los procederes del hombre a la hora de alterar el sistema interno en juzgados civiles y redireccionar una tutela radicada por su defensa en un litigio internacional. El soborno alcanzó a ser de 700 millones de pesos, aunque la promesa era de 2.000 millones, apuntó el fiscal del caso.

Mattos, quien actualmente se encuentra recluido en la cárcel de alta seguridad de Cómbita en Boyacá, también fue multado con el equivalente a 701 salarios mínimos mensuales vigentes. La segunda pena el empresario provendrá del proceso que afronta por el pago de 100 millones de pesos a la jueza 16 civil municipal Ligia del Carmen Hernández para que dejara en firme las medidas que lo beneficiaron para seguir comercializando los carros.

 Su abogado anunció que apelará ante el Tribunal Superior de Bogotá para que le rebajen la sentencia.

Por admin