Desesperados se encuentran los habitantes del barrio 8 de diciembre del corregimiento de La Loma de Calenturas, por la reciente ola delincuencial que azota a la jurisdicción de El Paso, Cesar.
De acuerdo con un morador del sector quien no quiso revelar su identidad, “los presuntos ladrones utilizan como escondite el cementerio para guardar los hurtos y para consumir sustancias alucinógenas en horas de la noche y también durante el día”.

Las malas condiciones en que se encuentra este lugar, la maleza que se lo está tragando y el deterioro de algunas paredes que se han venido al suelo por la falta de mantenimiento es aprovechada por los dueños de lo ajeno.
Los pobladores aseguran, además, que otra de las problemáticas que afectan al cementerio es la profanación de tumbas por parte de algunos inescrupulosos que, supuestamente, aprovechando las horas de la madrugada ingresan al campo santo para sustraer tierra de los difuntos, al parecer, para hacer brujería.

Una de las vecinas del cementerio manifestó que “hace pocos días fue hallada una maleta con los restos de una mujer que tenía el pelo pintado de mono”, según la mujer las autoridades tienen conocimiento de la problemática, pero no han hecho nada por contrarrestar la situación.

Así mismo, los habitantes de la zona denuncian que algunas familias que han llegado al campo santo a visitar a sus parientes se encuentran con la sorpresa de que las tumbas han sido violentadas y los restos profanados.
Cabe mencionar, que la comunidad le atribuye estos hechos a personas extranjeras que han llegado al corregimiento de La Loma de Calenturas.

Algunos vecinos presumen que los practicantes de hechicería, actuando bajo fines oscuros serían los causantes de estos delitos.

Por admin