Con más de 260 años de historia, la hermandad de Los Nazarenos, en Valencia de Jesús, jurisdicción de Valledupar, es la congregación religiosa más antigua en esta región. Nació en 1760,  con 24 miembros, conservando las tradiciones religiosas, que toman fuerza cada Semana Santa.

A partir de 1925 admitieron 12 miembros más, para llegar a 36, con el objeto de relevarse en el paso del Nazareno. Después en 1933, dieron vía libre para que ingresaran todos los varones y crearon la figura del aspirante, que remplazaba al hermano que moría o se retiraba. Hoy son más de 300 los miembros.

Valencia de Jesús, cuenta con una iglesia colonial,  actualmente en restauración, y es la población donde con mayor fervor se celebra la Semana Mayor.

Esta es la comunidad religiosa se encarga de conservar la tradición de fe y devoción, siendo el corregimiento centro de romería de miles de fieles que llegan de diferentes regiones.

La Hermandad de Los Nazarenos es la congregación religiosa más antigua del Cesar.

Los antecedentes de esta marcada devoción se remontan a la existencia de una mujer española llamada Cacilda, que se radicó en Valencia de Jesús, quien emprendía todos los años un viaje a lomo de mula, tomando camino por la Sierra Nevada de Santa Marta hasta llegar a Río Frío, en la zona bananera, de donde seguía hasta Santa Marta, para estar el jueves Santo en la capilla San Francisco donde conservan la imagen del Nazareno.

Para la época se le atribuían muchos milagros al Nazareno. Cuando Cacilda, estaba entrada en años y no podía realizar la travesía, como tenía mucho dinero, porque sus esclavos explotaban esmeralda y oro en las minas de Garupal e Iracal, con sus propios recursos mandó a construir la iglesia en Valencia para el culto del Nazareno y María Inmaculada, imágenes que mandó a tallar y las donó a la comunidad. “Ahí comenzó a forjarse la devoción al Nazareno, siguiendo con la tradición”, contó uno de los integrantes de la hermandad.