La brutal y extemporánea invasión que decidió Vladimir Putin en Ucrania no sólo afecta los intereses inmediatos de Europa y Estados Unidos. El ataque de Rusia contra el país vecino también tendrá alto impacto en otras economías y sistemas políticos de regiones alejadas del conflicto bélico. América Latina no escapa a ese escenario que verá cómo sus finanzas y posicionamientos globales serán afectados.

Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, explicó los alcances que el conflicto en Europa podría tener en la región. En diálogo con Univisión, el experto indicó que el dictador de Moscú parece buscar el resurgimiento de una “Gran Rusia” tratando de controlar los países vecinos. “Es muy difícil saber lo que busca Putin, todo parece indicar que el tiene gran apetito por una ‘Gran Rusia’ y por eso esta tratando de tomar control de estos territorios”, dijo Shifter.

“Ya se están sintiendo los efectos de este conflicto. Estamos viendo los precios más altos de gasolina de los últimos 8 años dado a que Rusia es un gran proveedor de petróleo. Putin quiere desestabilizar ese sector”, señaló el profesor adjunto en la escuela de Asuntos Exteriores de la Universidad de Georgetown, donde enseña sobre las políticas de América Latina.

La conducta de Putin no es racional, por eso es muy difícil calcular los efectos de las sanciones en alguien que al parecer quiere restaurar la Unión Soviética. Las sanciones fuertes y el envío de tropas de la OTAN (Organización del Tratado del Atlantico Norte) podrían afectar su comportamiento”, concluyó el prestigioso académico.

La invasión de Rusia a Ucrania amenaza con perturbar aún más las cadenas de suministro, que ya están al límite. Puede que Ucrania y Rusia sólo representen una pequeña proporción de las importaciones de los principales países fabricantes, como Alemania y Estados Unidos, pero son proveedores esenciales de materias primas y energía para muchas cadenas de suministro cruciales.

Aunque las consecuencias económicas de una guerra que amenaza las vidas y los medios de subsistencia de muchos ucranianos siempre serán secundarias respecto a la crisis humanitaria que se avecina, a continuación se enumeran cinco áreas que probablemente verán problemas en el futuro: energía, alimentos, transporte, metales y microchips, de acuerdo a The Conversation.