Por: Miguel Aroca

Con las mismas especificaciones técnicas de la Ruta del Sol, así se proyecta la avenida Pepe Castro en la recta Valledupar-La Paz, según maqueta publicada por la Veeduría de Ciudadanos Participativos que ejerce la vigilancia de las obras que opera el Consorcio MP Caribe, cuya primera calzada se dará al servicio muy pronto para tráfico de vehículos livianos únicamente.

La obra es necesaria, acotó sobre el terreno el Mello Castro, alcalde Metropolitano, en irrestricto apoyo a la iniciativa, luego de que el Instituto Nacional de Vías, Invías, asumiera el compromiso de pavimentar en concreto rigido un tramo de unos 400 metros de travesía por la urbanización San Fernando para llegar a la Terminal de Transporte de Valledupar.

Como lo muestra el diseño, el proyecto comprende doble calzada con 4 carriles, separador ampliado, bermas despejadas de árboles, cicloruta, circuito cerrado de televisión, sistema de radar, variante de acceso a la Universidad Nacional de La Paz, dos CAI de entrada y salida, e iluminación.

Respecto a la segunda calzada, puesto que la primera literalmente ya está ejecutada, el Veedor Edgardo Oñate citó a Findeter, entidad que confirmó la existencia de los recursos para avanzar con las obras, con la convicción de que en 2023 la autopista esté terminada en su totalidad.

El puente Rafael Escalona sobre el rio Cesar también hará honor al Jilguero de América Jorge Oñate, cuyo segundo puente que se construirá paralelo al actual, llevará el nombre del cantante de La Paz, infraestructura vial de 9.2 kilómetros para recorrer en 6 minutos el trayecto La Paz-Valledupar.

Según el Veedor Mayor, Evelio Daza, en tres meses se le dará apertura a la nueva licitación para trabajar la segunda calzada, ejecutorias encaminadas a una mayor seguridad vial en comparación a la vieja carretera, obsoleta y supremamente peligrosa por el alto flujo vehicular, un tráfico promedio diario (T.P.D.) de 12 mil vehículos.