La crisis que desde hace varios años agobia al Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Valledupar, llegó al tope y ya dejaron de atender los llamados de emergencia de la comunidad que incluye los incendios forestales que han aumentado en el territorio.

No tienen botas, implementos de seguridad y mucho menos combustible para salir en la máquinas a atender la emergencia, y como si fuera poco, el comandante presentó la renuncia dejando la institución a la deriva.

El más reciente episodio que dejó en evidencia la lamentable situación de la institución, se presentó la noche del miércoles en un lote baldío adyacente a la urbanización Nando Marín, al sur de la ciudad, donde un incendio forestal pudo en riesgo a los habitantes de la zona, quienes desesperados llamaban a los bomberos, cuyos uniformados no pudieron movilizar.

Ante esta crisis, le correspondió al Escuadrón Móvil Antidisturbios ESMAD de la Policía, asumir las funciones del Cuerpo de Bomberos en Valledupar, institución que además no ha firmado convenio de servicios con la Alcaldía de Valledupar.

Una tanqueta del ESMAD fue la que respondió al llamado de auxilio de la comunidad, situación que podría agravarse en los próximos días, ya que la temporada de sequía genera múltiples incendios de la capa vegetal que requieren la intervención de los bomberos.

Según explicó el Sargento Ariel Romero, el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Valledupar no tiene contrato con el municipio, por lo tanto “no tenemos recursos para operar, la directiva del consejo de oficial no se presenta en la base, por lo que estamos a la deriva, el comandante pasó la renuncia y no sabemos quien nos comanda. El personal está de capas caídas, no hay implementos para trabajar, es un riesgo para nosotros salir a atender emergencias”, dijo.

Romero afirmó que lo ocurrido el miércoles no ha sido el único caso presentado, han sido muchos los llamados de la comunidad que no han asistido este año, por la falta de recursos.

Por admin