Un avión en China se estrelló en la provincia meridional de Guangxi con 132 personas a bordo: 123 pasajeros y 9 miembros de la tripulación.

El Boeing 737-800 de China Eastern, realizaba el trayecto entre las ciudades de Kunming (suroeste) y Cantón (sureste), según la Administración de Aviación Civil del país (CAAC) en un comunicado publicado varias horas después del accidente.

Equipos de rescate fueron enviados a la zona para – una vez extinguido el fuego- iniciar las labores de búsqueda. Las informaciones disponibles por el momento apuntan a que se han desplegado más de 650 efectivos en la zona, en el condado Teng de la localidad de Wuzhou, en Guangxi; así como 23 camiones de bomberos.

Los equipos de rescate lograron apagar el fuego alrededor de las 17.00 hora local, según la cadena estatal.

Tras el suceso, el presidente chino, Xi Jinping, aseguró sentirse “conmocionado”; y el Consejo de Estado (Ejecutivo) formó un comité para investigar tanto las causas del accidente.

La aerolínea confirmó que hubo muertes en el accidente del avión en China, sin confirmar el número de víctimas ni dar detalles sobre si hubo sobrevivientes.

“La compañía expresa sus profundas condolencias por los pasajeros y tripulantes que fallecieron en el accidente aéreo”, dijo en un comunicado.

También se desconoce lo que habría provocado el accidente. “La precisa naturaleza del incidente permanece sin determinar”, informó la televisión estatal CCTV.