Hoy, miles de feligreses devotos de la Virgen del Carmen se agolparán en las Parroquias y procesiones, a venerar a su patrona, cumpliendo con la promesa hecha a cualquier milagro que esta le haya concedido.

“Te pido Virgen del Carmen tu sagrada protección, para explicar tu milagro que ha causado admiración. Que obraste en la isla de Cuba con un devoto soldado, de nuestra Virgen del Carmen llevaba el escapulario.”

Esta y muchas otras oraciones de súplica se escucharán al unísono para ella, la Virgen, Madre del Monte Carmelo tenga compasión de quienes con fe, incesante se hincan a sus pies, a rogar por sus necesidades y adversidades.

Nuestra Señora del Carmen

La historia de Nuestra Señora del Carmen contempla muchos sucesos de surgimiento que se dieron en varios países, algunos de ellos de Europa y también de Centro América, donde existen millones de fieles seguidores. Virgen del Carmen o Nuestra Señora del Carmen es la denominación común que suele recibir Santa María del Monte Carmelo, una del Monte Carmelo, en Tierra Santa, cerca de Haifa. Carmelo o Carmen derivan de la palabra hebrea Karmel o Al-Karem y que se podría traducir como ‘jardín de Dios. La veneración de esta advocación mariana ha sido difundida en el mundo por la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo, llamados carmelitas.

En Colombia los transportadores la adoptaron como su patrona por la protección e intercesión que se le atribuye a la Virgen del Carmen en situaciones de peligro. Es común ver en las carreteras colombianas santuarios levantados en honor a la Virgen con decenas de velas alrededor, y farolas de los carros puestas por los conductores que pasan por el lugar y se detienen a orarle. Igualmente, los conductores mandan a bendecir escapularios e imágenes los cuales cuelgan y pegan en sus vehículos a manera de escudo protector.

El origen de esta devoción se sitúa en el Caribe colombiano; en casi todos los municipios de los siete departamentos de esa región del norte del país, pero sobre todo en los del antiguamente llamado Bolívar Grande, se le rinden diversos homenajes a la Virgen del Carmen en su día y los conductores participan de las procesiones en honor a su patrona engalanando sus vehículos y haciendo sonar sus bocinas. En los pueblos ribereños del Rio Grande de la Magdalena, las gentes salen en procesión por el río, llevando la imagen escoltada por centenares de chalupas, comúnmente en el Municipio de Guamal. Luego, los transportadores terrestres llevan la imagen en una gigantesca caravana en la que hacen sonar las bocinas de los automóviles, haciéndose notar por cada pueblo que pasan, también se realiza una Cabalgata conmemorativa.

En el departamento del Cesar las festividades más tradicionales de Nuestra Señora del Carmen se dan en los municipio de Manaure, Balcón Turístico del Cesar, Pailitas al sur del departamento entre otros más y en Valledupar, la capital, estas fiestas se prenden con las novenas previas al día de la celebración en el populoso barrio que lleva su mismo nombre, barrio El Carmen. En esta zona del país podemos decir, que el mayor seguidor o devoto que tuvo la Virgen del Carmen fue el Canta-autor de música vallenata, Diomedes Díaz Maestre “El Cacique de la Junta”, quien la veneró a través de muchas composiciones, que hoy son el mayor recuerdo de sus fanáticos y seguidores, aunque “le quedó debiendo una iglesia en el Valle”.

El Cacique Diomedes Díaz.