Mientras se tomaba un peto en su lavadero, fue asesinado a balas el comerciante Ariel Mejía Torres, de 46 años.

El hecho ocurrió la noche de este lunes 24 de enero. De acuerdo con testigos, al lugar llegaron dos delincuentes en una motocicleta, uno de ellos descendió, caminó hacia donde estaba su objetivo y le disparó dos veces en la cabeza, aprovechando que estaba de espaldas, sentado en una silla.

Ariel Mejía Torres falleció al instante y su cadáver fue inspeccionado por unidades de Policía judicial.

El hombre dejó huérfanas a dos niñas. Aún se desconocen los móviles y autores del asesinato.