Tras el cierre de la intersección de la transversal 25 con avenida Fundación por parte de los trabajadores de la Secretaría de Tránsito Municipal, una oleada de rechazo se generó contra la medida que, inicialmente, buscaba brindar una solución al problema de movilidad.   

La inconformidad de los conductores, habitantes y comerciantes de este sector de la ciudad, se debe a que le solicitaban a esta sectorial la instalación de un semáforo, pero en cambio, recibieron unos bolardos de plástico.  

De acuerdo con la queja de los ciudadanos, esta medida no solucionó la congestión vehicular que se presenta en la intercepción de la 25 con avenida Fundación, sino que ahora cuenta con el agravante de que aumentaron los casos de accidentalidad en este punto vial. 

“Esta es una arteria que descongestiona el semáforo de la 23, la glorieta de La Ceiba y el Obelisco del ‘terminalito’, por eso, la mejor opción era el semáforo para que los vehículos y las personas que se dirigen desde Los Fundadores al barrio Siete de Agosto o viceversa no tengan que conducir para dar la vuelta en el obelisco o en el semáforo de la 23”, dijo Never Luis Peñaranda, comerciante de la avenida Fundación.