Recorrido cargado de puro vallenato y folclor en homenaje a Jorge Oñate

Gran emoción, desborde de alegría, mucho colorido y el interés permanente del público, fueron algunos de los ingredientes que caracterizaron el imponente recorrido realizado por los Jeep Willys Parranderos, actividad promovida por la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, y con la cual se marcó el inicio de la Quincuagésima Quinta versión del Festival de la Leyenda Vallenata, quinta edición Rey de Reyes.

Vehículos de diversos modelos, llamativos colores y ataviados con originales decoraciones hicieron el disfrute de miles de personas que salieron a deleitarse con el recorrido en el trayecto desde Valledupar hasta el municipio de La Paz, tierra natal de Jorge Antonio Oñate González.

Grupos musicales en vivo, hermosas mujeres vestidas de piloneras y hasta mascotas, hicieron parte del recorrido multicolor que iba contagiando de entusiasmo a los espectadores, transeúntes y turistas que ya están en la ciudad de Valledupar y los municipios aledaños para disfrutar de la única fiesta de Colombia que aglutina música, folclor, literatura, poesía y mucha alegría.

Además del espectáculo multicolor que protagonizaron los Jeep Willys Parranderos, el recorrido incluyó la presencia y el acompañamiento de vehículos del Ejército y la Policía Nacional. Merece destacarse que la mayoría de los vehículos que tomaron parte en el vistoso desfile estaban decorados con las banderas de Colombia y el logo de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

Después del recorrido multicolor que prendió el entusiasmo festivalero, se desarrolló una breve programación en la tarima ‘Jorge Oñate’ de la plaza ‘Olaya Herrera’, promovida por el alcalde del municipio de La Paz, Martín Zuleta. Allí se reconoció el papel desarrollado por la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata en beneficio del folclor nacional, el tesón de Clemente ‘Pachín’ Escalona en la organización del desfile, y la jornada fue matizada por varios grupos de danzas folclóricas que hicieron gala de su gracia y armonía con los ritmos tradicionales de la región.