Las lágrimas que Elder Dayán derramó al comenzar el concierto lo decían todo. El joven artista, hijo de Diomedes Díaz, estaba marcando su propia página en el templo del vallenato, como es el Parque de la Leyenda Vallenata Consuelo AraújoNoguera.

Minutos antes, el intérprete de 35 años había ingresado a la zona de camerinos con su mano derecha levantada, caminando muy rápido y orando, suplicando a Dios se hiciera su voluntad. Y no era para menos, la presentación suya se postergó una hora y 30 minutos esperando que las graderías y demás localidades del escenario, que ha visto coronar a 17 reyes del Festival Vallenato, se llenaran.

De manera paulatina el público comenzó a multiplicarse. A las 7:00 de la noche todo era incertidumbre y vacíos en las tribunas. Se pensaba lo peor. Sin embargo, las filas al interior del Parque eran inmensas y bordeaban unos dos kilómetros. Así fue ingresando el personal y en tres horas se copó la capacidad del sitio.

El ánimo comenzó con Jader Tremendo, quien corrió unos metros debido al retraso ocasionado por un trancón en su viaje del hotel al Parque de la Leyenda. Del acceso por la carrera cuarta, sobre el río Guatapurí, trotó hasta la tarima Colacho Mendoza en medio de los invitados especiales que caminan hacia el concierto.

Sin más preámbulo, con bailarines listos, el discjokey y productor de champeta arrancó su show. Agradeció a Dios por la oportunidad, pidió un aplauso para ‘El Cacique’ (Diomedes), Martín Elías y, por supuesto, Elder Dayán. Eso sucedió sobre las 9:00 de la noche.

Una vez terminó el espeluque y el aleteo, los espectadores comenzaron a gritar ‘Elder, Elder, Elder’. En el camerino, una oración era el plato principal antes de subir.

Los medios de comunicación aguardaban en una zona especial. Los de Valledupar llegaron temprano a la cita, mientras invitados de otras ciudades pasaron las mismas de Jader Tremendo y la movilidad vehicular solo los dejó llegar al límite para observar el espectáculo.

Sin más espera, Elder Dayán y Lucas Dangond aparecieron. El público estalló de emoción y el sentimiento melancólico se apoderó del cantante. Llorar fue el desahogo para las emociones encontradas al ver cerca de 20.000 personas esperándolo en el lanzamiento de ‘Para Ustedes’.

Canciones, puyitas y sorpresas

Con el aforo a tope, Elder Dayán no tuvo más sino cantar y alentar a los seguidores.

Sobre las 10:25 de la noche, del sábado 23 de julio, la canción ‘Ay, ay, ay’ abrió el camino. Elder vestido de traje, mientras Lucas lució una chaqueta brillante de lentejuelas.

Así se vinieron tres canciones más del nuevo álbum, ‘A rey muerto, rey puesto’, ‘Caricias nuevas’ y ‘Modo avión’. Allí aprovechó para echarle una flor a Lucas y dejar una ‘puya’ al aire: “Venga Lucas, que usted luce es adelante”.

En quinto lugar, Elder cantó ‘Amantes’, su éxito más representativo hasta ahora y que grabara con Rolando Ochoa. Después vinieron nueve canciones más de la reciente producción y a las 12:10 invitó al escenario a Sergio Luis Rodríguez, quien tocó el piano en su obra ‘Divina’.

Una sorpresa se produjo cuando Elder Dayán apareció montado sobre una grúa, en la zona media del Parque de la Leyenda Vallenata, para cantarle a la gente de preferencial y general, localidades que nunca gozaban tan cerca del artista en tarima.

El lanzamiento se prolongó unos minutos más y al final todo fue sonrisas por parte de la organización, grupo de colaboradores como La Caja de Música, con Camilo Daza, la empresa Zona Creativa de Fabio Torres, las ventas de perros calientes de El Sencillito de Humbe, entre otros quienes creyeron en Elder Dayán y Lucas Dangond.

“Sin tu obra esto no hubiera sido posible”: Elder Dayán

“Las mejores batallas no se ganan con espadas, se ganan cuando doblas tus rodillas y te humillas ante Dios. Gracias padre eterno, sin tu obra esto no hubiera sido posible. Te adoro”, fueron las palabras de Elder Dayán al terminar el concierto de su lanzamiento.

Elder se suma a Silvestre Dangond, Peter Manjarrés y Martín Elías, quienes han hecho lanzamientos exitosos en el Parque de la Leyenda Vallenata.

Por admin