En la sede del colegio José Eugenio Martínez, que está ubicado en el Centro de Desarrollo Vecinal (CDV), 18 estudiantes de primaria con discapacidad auditiva quedaron sin un docente experto en lengua de señas por decisión de la Secretaría de Educación de Valledupar, lo cual ha generado inconformismo en los padres de los estudiantes al considerar que esto les impide seguir con su formación.

La docente Marlene Rincones estaba encargada de transmitirles a estos estudiantes a través de lengua de señas la formación correspondiente a su grado, pero, según informó el rector del plantel educativo, Fredy Ramos, tenía que ponerla al frente de uno de los grados.

“A mi me faltan maestros. La Secretaría me dice: ‘no faltan, tiene una maestra que la tiene que poner a dar clases’. Entones, yo le entregué cargas a la maestra Marlene. Si yo le entrego cargas ella deja de atender a los niños que son sordos”, explicó el rector.

Fredy Ramos comentó que durante varios años intentaron que la docente tuviera una carga laboral con uno de los cursos, pero ella siempre quedaba prestando sus servicios para los estudiantes con discapacidad auditiva, hasta que este año no vio otra opción que ponerle a la maestra un grado de primaria.

Por lo tanto, los 18 niños y niñas que están en esa condición en estos momentos no tienen quién les interprete las clases. Al respecto, Ramos dijo que le solicitó a la Secretaría de Educación mediante un documento que ponga cuanto antes a un intérprete para no afectar a los estudiantes.

“Me tienen que entregar seis maestros, uno por cada grado. Por ejemplo, en preescolar tengo una estudiante, en primero tengo tres, en segundo tengo tres y en cuarto tengo dos”, comentó Fredy Ramos.

Al respecto, Diana Rivera, madre de uno de los estudiantes con esa condición, le exigió a la Secretaría de Educación que solucione lo más pronto posible esta situación para que su hija y demás estudiantes no pierdan el primer semestre de la temporada escolar.

“Nos dirigimos a la Secretaría de Educación y no pudimos hablar con el Secretario. Dejamos el derecho de petición y quedamos que regresamos el martes, entonces, como padres de familia necesitamos urgente una maestra”, contó Rivera.

A su turno, Cleotilde Rojas, otra madre de estudiante afectado, está preocupada por lo ocurrido y cuestionó la decisión de las autoridades, que no están cumpliendo con el decreto 1421 del Ministerio de Educación.

“En el decreto se habla que tienen que tener dos modelos lingüísticos y una profesora o un profesor bilingüe y por eso me dirijo a ustedes para que inviten al señor Secretario a que nos de la respuesta de por qué le quitaron la profesora a nuestros hijos”, señaló Rojas.

Este medio de comunicación intentó comunicarse con el secretario de Educación, Iván Bolaño, para que se pronunciara sobre esta inconformidad, pero no hubo respuesta.

Por admin