Por hallarlo responsable del cargo de cohecho, cuyo delito fue aceptado, el exsenador del Partido de la U, Eduardo Pulgar Daza, fu inhabilitado para ejercer cargos públicos durante los próximos años.

El político ante la justicia penal, la cual adelantó un proceso en su contra determinó que intentó sobornar a un juez para tener beneficios políticos, por ello se encuentra privado de la libertad.

Este proceso inició con la designación del órgano directivo para el periodo 2016-2017 de la Unimetro, centro educativo de la fundación Acosta Bendeck. Los nombramientos lograron un conflicto entre dos grupos de una familia heredera, las cuales se estaban disputando el control del centro educativo. En uno de los bandos estaba Luis Fernando Acosta Osío, quien había apoyado la campaña de Pulgar al Congreso y quien en junio de 2016 fue retirado de la junta directiva de la Unimetro, por orden de Ivón Acosta Acero.

Tal era la problemática entre ambos bandos que cada uno por su cuenta intentó registrar un rector diferente, de acuerdo con su conveniencia. Carlos Jaller, un antiguo rector, denunció los hechos y solicitó una audiencia de restablecimiento de derechos, buscando suspender las actas con las cuales fue removido de su cargo. El caso cayó en las manos del juez Andrés Rodríguez Cáez. Entonces, Pulgar buscó la forma de sobornarlo.

“El entonces senador Pulgar Daza, por medio del alcalde de Usuacurí, Ronald Padilla, logró que el juez Rodríguez Cáez aceptara reunirse con él en su lugar de residencia en Barranquilla. En la mencionada reunión, Pulgar Daza inició la conversación informando al juez el contexto del conflicto entre los herederos de la fundación Acosta

El ofrecimiento consistió en que el juez Rodríguez Cáez debería actuar en sus diligencias a favor de los patrocinadores políticos del entonces congresista y a cambio tendría una prebenda económica.

Esto  quedó registrado en una grabadora que el juez llevó a la reunión. El togado rechazó la oferta económica, pero Pulgar Daza le insistió. Su interés radicaba, según consideró la Procuraduría, en que Acosta Osío representaba una alianza en términos de dinero, puestos y votos.

Actualmente Pulgar Daza está condenado por la Corte Suprema de Justicia a cuatro años de prisión.

Pulgar Daza, quien estaba recluido en La Picota, logró meses después de su sentencia ser trasladado al Establecimiento Carcelario y Penitenciario de Alta y Media Seguridad EJEMA de Malambo (Atlántico).

Así las cosas, Eduardo Pulgar quedó derrotado en ante todos los jueces que conocieron de sus artimañas para favorecer a Acosta Osío. A mediados del año pasado fue condenado a prisión por los delitos de cohecho (soborno) y tráfico de influencias. En septiembre de 2021, el Consejo de Estado lo despojó de su investidura de congresista, en un trámite que fue decidido en primera instancia. Ahora, en el ámbito disciplinario, la Procuraduría lo inhabilita por 12 años para ejercer cualquier cargo público.

Por admin