“El pasado no nos dirá lo que debemos hacer, pero sí lo que deberíamos
evitar”, dice el filósofo José Ortega y Gasset. Esta filosófica frase aplica
de manera literal para el ciclo de 100 días que inicia este tres de
diciembre en Colombia con miras a las elecciones al nuevo Congreso
de la República.


Del tres de diciembre de este año al 13 de marzo de 2022, según el
calendario electoral, transcurrirán 100 días exactos previos a la elección
de los nuevos congresistas de Colombia, tiempo suficiente para valorar
la importancia del tema que está en juego y también para reflexionar
sobre lo malo y lo bueno del congreso que ya casi termina y cómo hacer
para elegir unos mejores senadores y representantes a la cámara.


La reflexión debe hacerse de parte y parte, por un lado, el pueblo que
debe elegir y, por otro, los candidatos que buscan ser elegidos. Es hora
ya que el elector primario estudie a conciencia lo que ha pasado, lo que
está pasando y lo que podría pasar si no toma una acertada decisión al
momento de votar el próximo 13 de marzo.


También es el tiempo límite para que los aspirantes al nuevo congreso
durante estos 100 días hagan visibles sus propuestas y se den a
conocer de la mejor manera, además de definir los mecanismos que
faciliten su elección.


El tiempo premia, pero también castiga. Quienes más deben aprovechar
al máximo estos 100 días son los candidatos y sus respectivas
campañas, en especial aquellos que tienen limitaciones presupuestales,
pues a falta de recursos económicos se hace imperiosa la necesidad de
recurrir a acertadas estrategias, las cuales deben estar basadas en
mucha creatividad, originalidad, autenticidad y un alto nivel de
innovación.


A los candidatos ya no les queda espacio para vacilaciones y dilaciones
frente a la conformación de sus listas y sus respectivos equipos de
trabajo. Al igual que en el ámbito nacional, donde se cuecen alianzas y
coaliciones de distintos matices políticos con el fin fortalecerse y hacer
viable el triunfo electoral a la Presidencia de la República, en las
regiones el proceso para las elecciones al congreso también exige esa
misma dinámica como mecanismo eficiente para resultar elegidos el
próximo 13 de marzo.


Para los candidatos, el laboratorio de oportunidades está en marcha,
sólo que a estas alturas les queda poco tiempo para que ellos sigan
explorando con más y nuevos experimentos, lo cual les indica que les
llegó la hora de la toma de decisiones con base en los conocimientos
que ya tienen a la mano sobre aspectos determinantes como promesa
programática, la estrategia de relacionamiento y equipos pertinentes
para el máximo aprovechamiento del recurso humano, alianzas,
acuerdos, logística y en especial la observancia por el respeto profundo
a la democracia que equivale al reconocimiento de la dignidad del
ciudadano.


Para los electores, son 100 días de estudio a conciencia, basados en la
observación con ojo clínico, análisis profundo del origen de los
candidatos y su recorrido político y al final el elector primario antes de
votar debe hacerse los siguientes interrogantes: ¿En qué se parece al
pueblo el candidato por quien pienso votar? ¿Conozco sus respuestas
y propuestas? Esa es la tarea que debe resolver quien de verdad se
considere un ciudadano responsable.

Por admin