El juez Anthony Kelly, de la Corte Federal australiana, ordenó la liberación del serbio, quien estuvo retenido en un hotel en Melbourne luego de que no se le dejara ingresar a Australia por problema en su visado. Junto con la medida, el juez también ordenó devolverle todos sus objetos personales, incluido el pasaporte, por lo que podrá disputar el Australian Open.

Pese a esto, el Gobierno no parece estar muy contento con la decisión e indicó que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, considerará su derecho a pedir a título la cancelación de la visa de Djokovic. De ser así, cuando se le revoque el visado al jugador, podrán volver a cancelarla y el jugador no podrá ingresar al país por 3 años.

“Después de la decisión del Tribunal de Familia y Circuito Federal de hoy sobre una base procesal, queda dentro de la discreción del ministro de Inmigración Hawke evaluar cancelar la visa del señor Djokovic, de acuerdo con la sección 133C de la Ley de Migración”, indicó un portavoz de la oficina del ministro, luego de que se anulara la cancelación de la visa anterior.

El jugador podrá volver a las canchas y retomar ritmo para el primer Grand Slam del año, que empezará el 17 de enero, sin embargo, su futuro es aún incierto. Lo que si es seguro es la batalla legal que se librará en caso de que sí se le cancele la visa al número uno, en la que tendrá que apelar para evitar la sanción que no le permita volver al país por un largo periodo de tiempo.

Por admin