A comienzos de esta semana iniciaron las construcciones en el cerro Hurtado, las cuales han generado controversia, lo que llevó a que el miércoles pasado se desarrollara un plantón en la plaza Alfonso López y otro en el mismo cerro por parte del colectivo Foro Ambiental, activistas y autoridades del pueblo Kankuamo para exigirle a las autoridades que no se urbanice este lugar.

Las licencias de dichas obras de construcción en el cerro Hurtado, fueron avaladas por la Curaduría Urbana Nro. 1 en el 2021, pero esas aprobaciones obligan a los propietarios de los predios a cumplir con ciertos requisitos.

Se trata de unas limitantes, como es que en el 70% del área autorizada debe conservarse la vegetación nativa existente, el proyecto debe tener como mucho una altura de dos plantas y no podrán colocar pisos duros en las zonas laterales para no afectar el suelo.

El ambientalista Luis Maestre comentó que él y otros colegas le pidieron a Corpocesar que hiciera una visita e inspeccionara en terreno y le hiciera seguimiento a esas áreas conservadas con el fin de determinar que se estuviera cumpliendo con la medida.

Un equipo de profesionales de la Oficina Asesora de Planeación y de la Secretaría de Desarrollo Económico Medio Ambiente y Turismo, se trasladó hasta el Cerro Hurtado para verificar si la obra que allí se adelanta, cumple con la normatividad urbanística y ambiental exigida, toda vez que cuenta con una licencia de construcción expedida por la curaduría número uno de Valledupar

Al lugar llegó un topógrafo que será el encargado de realizar la respectiva georeferenciación del espacio, y de esta manera conocer en detalle sobre el área intervenida para posteriormente entregar un informe que sirva para establecer una ruta de acción frente a la construcción.

Por admin