La invasión de Rusia a Ucrania ha causado en sólo siete días más de dos mil muertos, según cifras provisionales que manejan ambos bandos, que mañana abren una segunda ronda de negociaciones con el objetivo de lograr un alto el fuego y la guerra, mientras el número de refugiados se acerca ya al millón, según el balance ofrecido por Naciones Unidas.

Ucrania reconoció este miércoles que más de 2.000 civiles ucranianos han muerto desde el comienzo la invasión lanzada por Rusia el 24 de febrero.

En un comunicado, destaca que sus socorristas han conseguido salvar la vida de más de 150 personas, evacuar a otras 500 y sofocar más de 400 incendios provocados por los bombardeos rusos.