En la sede de la iglesia Pentecostal en el barrio Villa Dariana, en Valledupar, voluntarios del Cuerpo de Bomberos rescataron una babilla de dos metros. El caso generó alarma entre los habitantes del sector y miembros de la congregación evangélica.

Al parecer, la babilla se salió de una reserva natural en los alrededores del sector, y se refugió en una casa que funciona como sede de la iglesia Pentecostal.

Tras ser rescatado, en medio del asombro de la comunidad por su tamaño, el animal fue liberado en una zona rural al norte de Valledupar.