Coincidió el festejo del cumpleaños de Poncho Zuleta con la masificación en redes sociales de una presentación musical suya, en la que menciona a Nicolás Petro, enviándole saludos al candidato del Pacto Histórico, afirmando de paso, en un tono jocoso pero muy convencido, que ¡se volteó la arepa!, tal vez refiriéndose  a que él personalmente se adhería a la plataforma política de Gustavo Petro o a que el país cansado de los postulados derechistas, prefiere un vuelco en el manejo de sus políticas públicas.

Solo Poncho sabe el sentido en el que lo dijo, en todo caso, vuelve a estar en la primera línea de la actualidad nacional, en temas diferentes a los folclóricos, que son su especialidad. Las reacciones no se hicieron esperar. Incluso el mismo Petro inmediatamente aceptó los saludos, mencionando una pretérita conversación con el compositor vallenato Santander Durán Escalona, quien en algunas de sus obras le canta a los temas sociales que en su momento se denominaron protesta, concluyendo el candidato con la frase “ahora sí la cultura de verdad”.   https://9354a9b2f715d0e51c56ad3a6ada16a9.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Los fanáticos activistas de la extrema derecha calificaron de oportunismo el cortés mensaje, defendiendo la inspiración de este desastroso gobierno; algunos descaradamente apuestan a su continuidad y hasta razón tendrán en consonancia a la primaria sabiduría campesina que dice: “A la vaca hay que seguirla ordeñando hasta que dé leche”. Los agitadores de la izquierda radical también critican, se escudan en una férrea coraza de selectivos valores éticos para objetar nuevas alianzas, su anacrónico razonamiento político deja de manifiesto la novatada para ganar elecciones, su lucha de egos les impide encausar la rebeldía hacia el triunfo, les interesa más cerrarle el paso a un compañero de luchas que la victoria de su candidato. No han entendido el mensaje del pacto.

Lo peligroso y hasta preocupante de las disonantes voces que aún se escuchan es el grado de intolerancia política con sed de sangre antagonista. Esa misma intolerancia le ha dado un tinte apocalíptico a la espontaneidad de un cantante vallenato, en el enjuiciamiento perpetuo que nos condenará por los siglos de los siglos a estériles enfrentamientos, si no reconciliamos nuestros espíritus.  

Aclaro, para que no se vengan lanza en ristre contra mí, que no soy de la Colombia Humana, tampoco quiero serlo, cada día hago esfuerzos y enfrento dificultades en el intento de ser un libre pensador, soy un liberal independiente a los centralistas negociados partidistas, el cual aspira a estar en el Pacto Histórico ayudando con mi esfuerzo a que Gustavo Petro sea presidente de la República, pero si los intestinos enfrentamientos lo impiden, igual votaré por él como un aguerrido soldado convencido que el país necesita de inaplazables transformaciones, las cuales desde la politiquería tradicional nunca se harán.

Por eso para mí son bienvenidas las simpáticas ocurrencias de Poncho y de todo el que quiera aportar al éxito de un proyecto político que está maduro y pide pistas al triunfo.

Las huestes petristas pueden estar tranquilas y confiadas en la estructura política de su líder, de quien estoy seguro mantendrá su propósito de convertir en realidad la actual letra muerta de la Constitución Nacional, por muy alianzas que en medio del dinamismo político aparezcan.

Mejor labor hacen recibiendo amigablemente los nuevos pactos políticos, lo cual destruirá el miedo sobre el que edificaron la estigmatización del candidato alternativo, no vaya a ser que por creerse dueños de un triunfo que hoy no existe, de verdad se nos ‘voltee la arepa’ y se pierda lo conseguido. Un abrazo.

@antoniomariaA. amaraujo3@hotmail.com.

Por admin