“Fue una pesadilla, el viento se llevaba todo a su paso, mientras el fuerte aguacero nos quitaba la visibilidad de quienes buscábamos salvarnos de algún desastre natural. Esto jamás lo habíamos vivido de esta manera en la zona”.

Este es el testimonio de una de las personas afectadas en el barrio Los Sabanales y en la salida a Tocaimo, corregimiento de Media Luna en el municipio de San Diego, luego de un fuerte vendaval registrado el fin de semana en horas de la noche.

Así lo informó la inspectora de Policía, Mildret Guerrero Navarro, quien agregó que luego de realizar un censo en la zona se determinó la afectación de casi 100 familias. Hubo casas destechadas, cultivos destruidos, viviendas inundadas e incluso varias casas campo, ubicadas en la salida a Tocaimo, también sufrieron los efectos del fenómeno natural.

Explicó que los vientos huracanados y las lluvias se presentaron entre la noche del viernes y sábado, por lo que de inmediato se activaron los mecanismos de atención a través de la Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres y la Alcaldía de San Diego.

Algunas familias quedaron damnificadas, mientras otras buscaron refugio en casas de familiares cercanos. Se está realizando un avalúo para llevar las ayudas requeridas como material para las cubiertas de las casas dañadas, enseres, agua, alimentos no perecederos, entre otros.

“Fue una pesadilla, el viento se llevaba todo a su paso, mientras el fuerte aguacero nos quitaba la visibilidad de quienes buscábamos salvarnos de algún desastre natural. Esto jamás lo habíamos vivido de esta manera en la zona”.

Este es el testimonio de una de las personas afectadas en el barrio Los Sabanales y en la salida a Tocaimo, corregimiento de Media Luna en el municipio de San Diego, luego de un fuerte vendaval registrado el fin de semana en horas de la noche.

Así lo informó la inspectora de Policía, Mildret Guerrero Navarro, quien agregó que luego de realizar un censo en la zona se determinó la afectación de casi 100 familias. Hubo casas destechadas, cultivos destruidos, viviendas inundadas e incluso varias casas campo, ubicadas en la salida a Tocaimo, también sufrieron los efectos del fenómeno natural.

Explicó que los vientos huracanados y las lluvias se presentaron entre la noche del viernes y sábado, por lo que de inmediato se activaron los mecanismos de atención a través de la Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres y la Alcaldía de San Diego.

Algunas familias quedaron damnificadas, mientras otras buscaron refugio en casas de familiares cercanos. Se está realizando un avalúo para llevar las ayudas requeridas como material para las cubiertas de las casas dañadas, enseres, agua, alimentos no perecederos, entre otros.

“Fue una pesadilla, el viento se llevaba todo a su paso, mientras el fuerte aguacero nos quitaba la visibilidad de quienes buscábamos salvarnos de algún desastre natural. Esto jamás lo habíamos vivido de esta manera en la zona”.

Este es el testimonio de una de las personas afectadas en el barrio Los Sabanales y en la salida a Tocaimo, corregimiento de Media Luna en el municipio de San Diego, luego de un fuerte vendaval registrado el fin de semana en horas de la noche.

Así lo informó la inspectora de Policía, Mildret Guerrero Navarro, quien agregó que luego de realizar un censo en la zona se determinó la afectación de casi 100 familias. Hubo casas destechadas, cultivos destruidos, viviendas inundadas e incluso varias casas campo, ubicadas en la salida a Tocaimo, también sufrieron los efectos del fenómeno natural.

Explicó que los vientos huracanados y las lluvias se presentaron entre la noche del viernes y sábado, por lo que de inmediato se activaron los mecanismos de atención a través de la Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres y la Alcaldía de San Diego.

Algunas familias quedaron damnificadas, mientras otras buscaron refugio en casas de familiares cercanos. Se está realizando un avalúo para llevar las ayudas requeridas como material para las cubiertas de las casas dañadas, enseres, agua, alimentos no perecederos, entre otros.

Por admin