Una comisión de la Defensoría del Pueblo se trasladó a la comunidad de Minakalwa, corregimiento de La Mina en Valledupar, donde dos Kankuruas del pueblo kankuamo fueron incineradas la madrugada del domingo 12 de diciembre, en un hecho que está siendo investigado y por lo cual la Defensoría del Pueblo pide se implementen de manera efectiva las recomendaciones contenidas en la Alerta Temprana de inminencia 026 de 2021.

“Acompañamos al pueblo Kankuamo ante las recientes vulneraciones de derechos de las que fue víctima la comunidad. Dos de sus casas ceremoniales fueron arrasadas por las llamas. Rechazamos estos hechos y reiteramos el llamado a las instituciones del Estado colombiano para que adelanten las investigaciones y se garantice a esta comunidad su derecho a la seguridad y a la integridad cultural”, indicó la Defensoría del Pueblo a través de un comunicado.

Las casas ceremoniales son el espacio para los ejercicios tradicionales, la reflexión, la trasmisión del pensamiento indígena y cultural del pueblo Kankuamo. Lo sucedido es una clara e inadmisible vulneración a sus derechos territoriales y a su identidad cultural.

«PEDIMOS UNA INVESTIGACIÓN»

Jaime Arias, cabildo gobernador del pueblo kankuamo, reiteró que el incendio fue un atentando en contra del “corazón de nuestra cultura, se ha afectado este espacio sagrado, acción que se han convertido en una afrenta sistemática de violación a los derechos que tenemos como pueblo kankuamo”.

Destacó que este tipo de hechos, que no es la primera vez que ocurre, han sido denunciados permanentemente, por lo que insisten en pedir a las autoridades ordinarias, dar con los responsables materiales e intelectuales de esta deplorable acción.

Al respecto, las autoridades indígenas del pueblo kankuamo emitieron una denuncia pública en la que destacan “analizando las circunstancias en que se realizó el atentado, no tenemos dudas frente a que estos hechos fueron causados premeditadamente y de manera dolosa.

Además, estos ataques hacen parte de una práctica sistemática y recurrente de violencia cultural en contra de nuestro pueblo, sumados a la quema de las Kankurwas en las comunidades de Guatapurí, Atánquez, Chemesquemena, Los Laureles, Pontón y las causadas con anterioridad en la misma comunidad de Minakalwa”.

Adicional a ello, las amenazas a líderes y Autoridades, desapariciones, señalamientos, estigmatizaciones, presencia de personas armadas desconocidas y otros casos de violaciones a sus derechos, y en general el contexto de riesgos, amenazas y vulnerabilidades que han venido denunciando de manera reiterativa y han sido considerados en la Alerta Temprana por parte de la Defensoría del Pueblo.

Por admin