El ministro de Salud, Fernando Ruiz, confirmó que ómicron es la variante dominante en Colombia y por ello señaló que se requiere adaptar las clínicas a esta realidad.

“Tal como habíamos anticipado, a enero 2 más del 60% del mapa genómico de COVID-19 en Colombia es dominado por ómicron. Esto implica adaptar lineamientos a características clínicas de la variante”, indicó el ministro Ruiz.

El Instituto Nacional de Salud informó que de las pruebas de COVID-19 que analiza a diario, más del 60% ya corresponden a la nueva cepa.

Además, se confirmó la circulación de la variante ómicron en Atlántico, Antioquia, Bogotá, Bolívar, Córdoba, Magdalena, Quindío y Valle del Cauca.

El informe del INS también señaló que en Colombia están circulando 11.369 secuencias de COVID-19, con 162 linajes donde se observa una mayor presencia de las variantes Delta y MU.

La variante ómicron en su mayoría desarrolla cuadros leves, por eso es muy importante aplicar el esquema de prevención conocido como DAR (detecto, aíslo y reporto); esto con el objetivo de combatir la rápida propagación del virus en el país.

Los síntomas iniciales más frecuentes son el dolor de cabeza, dolor de garganta, seguido de la congestión nasal (nariz tapada), fatiga, estornudos y las mialgias (dolores corporales), sobre todo de espalda.

A estos le siguen (más signos clásicos de infección por COVID-19) fiebres, tos y pérdida de olfato, más o menos en ese orden.

Por admin