El Sistema Estratégico de Transportes de Valledupar más que una solución a corto plazo, se ha convertido en una cadena de aplazamientos, al punto que las prolongadas obras en el Centro Histórico terminaron por ‘quebrar’ a los comerciantes. Y parece que la cosa va para largo, dado que ahora la gerente del SIVA, Katrizza Morelli, señala que los buses con los que iniciaría la operación, no llegarán este año, sino el próximo. 

Primicia Digital ha tratado de contactar a la funcionaria para profundizar en la información sobre el tortuoso camino de hacer realidad el sistema, pero según su propio personal, no los atiende ni a ellos, y muy poco se acerca a las oficinas del SIVA. 

En marzo pasado, Katrizza Morelli, aseguró tras rendir cuentas, que  “este 2021 se hará realidad la materialización de este importante proyecto para la ciudad de Valledupar. Después de muchos años de lágrimas, de esfuerzos, de trabajo lo vamos a poder conseguir Dios mediante en esta vigencia. Esperando también por parte de los vallenatos muchísima apropiación, muchísimo sentido de pertenencia”. 

Sin embargo, todo parece ser una promesa más incumplida, dado que ahora advierte que se requerirán vigencias futuras para terminar su ejecución en 2022. 

Más de una década de espera

El proyecto de constituir un Sistema Estratégico de Transportes para Valledupar comenzó a partir del documento Conpes 3656 de 2010, concebido como una gran bolsa de recursos en donde había inversión pública por un valor de $235.676 millones, la cual provenía de la cofinanciación entre el Gobierno Nacional, el Departamento del Cesar y el Municipio de Valledupar, pero también contaba con una inversión privada por $71.989 millones que estaba a cargo de los transportadores del Sistema. 

A pesar de los millonarios recursos, más de una década después el proyecto sigue sin ser entregado a Valledupar, colapsada por un pésimo servicio de transporte urbano, en medio del creciente mototaxismo.

Por admin