Por: Miguel Aroca Yepes

Oficializan la candidatura de Juan Bautista Calderón Cotes a la Alcaldía de La Paz, dolido por la crisis en que está sumido el municipio y la necesidad de imprimirle liderazgo, aunque la propia dinámica de la Universidad Nacional hace que este este bastión de la comarca de Robles ya sea epicentro de progreso atrayendo almacenes de cadena como Mi Futuro, Ara, D1 Justo y Bueno.

Juancho Calderón, primer alcalde por elección popular, entre 1988 y 1990, vuelve y juega, después de 32 años de regir los destinos de su tierra natal, con la firme convicción de aunar esfuerzos para hacer realidad el embalse Besotes para llevar agua a La Paz, eterna problemática en materia de suministro de agua potable.

El hermano del muy querido y recordado, Benjamin Calderón Cotes, aspira a dirigir nuevamente la suerte de su terruño, convencido de que La Paz debe ser gerenciada.

Juancho, ingeniero agrónomo de profesión es ampliamente conocido en el mundo político, campo en el que se ha movido como congresista, diputado, profesional de la caja agraria, director del Instituto Rosita Dávila y Secretario de Educación, hasta acceder a una pensión como premio a su transparencia y solvencia moral.

Hay que gerenciar de cara a la Universidad Nacional de La Paz y el Área Metropolitana, explotar su gastronomía y potencialidades agropecuarias e impulsar la Autopista Pepe Castro, polos de desarrollo para la región Caribe, igual que el turismo campestre que se fomenta sobre el eje vial Valledupar-La Paz, elucubró Juancho Calderón.